¿Por qué hacemos el árbol genealógico?

Francesc on sábado 21 marzo 2009 - 18:39:55 |

Nuestros orígenes son muy importantes y por eso hacer el árbol genealógico es una manera de descubrir de donde venimos, de recuperar recuerdos y para comprender nuestros conflictos.

Se pueden hacer dos tipos de árbol genealógico: uno ascendente que empieza con una persona, sigue con sus padres, los cuatro abuelos, ocho bisabuelos, dieciséis tatarabuelos… De forma simétrica, siendo de fácil realización y interpretación, y que permite investigar hasta definir el árbol y otro descendente que parte de un antepasado y uno por uno hasta arriba va dibujando a todos los descendientes directos de esta persona.

Cuando empezamos a hacer el árbol genealógico quizá lo hacemos por curiosidad porque queremos conocer la vida de nuestros antepasados, pero hay muchos más motivos para empezar esta aventura. Un motivo muy importante es conocer nuestros antecedentes médicos reuniendo información sobre enfermedades que han sufrido nuestros familiares directos y indirectos, saber el motivo de la muerte de los que no están y así a veces tenemos razones para cambiar nuestros hábitos para prevenir algunas patologías. Gracias al árbol genealógico podemos seguir con nuestra vida de una forma sana después de encontrar muchas respuestas y de reconocer los motivos que bloquearon nuestra existencia en algún momento.

El simple hecho de que acabamos conociéndonos más después de hacer el árbol genealógico ya es un provecho muy importante que hemos sacado a esta tarea.

La multitud de beneficios que nos proporciona es otro provecho de esta tarea porque hay que saber de todo para emprender este viaje: antropología, psicología, derecho, estadística, historia, así que siempre se puede aprender algo en genealogía. Una vez que has comprendido tu pasado te sientes más enraizado, te das cuenta que haces parte de una cadena y te ayuda a retomar relaciones familiares que habías descuidado, haces llamadas impensables, te pones en contacto con primos y tíos con los que apenas hablabas y acabas en encuentros cargados de emociones así que en vez de estar conectado a Live Sex Cams atrevete con la genealogía.

Empezar a hacer el árbol no es tan difícil como parece solo hay que ser perseverente y seguir uno pasos. El primero seria buscar la información en casa, porque nuestros familiares más cercanos nos pueden proporcionar muchos datos, contando historias, enseñando fotos, archivos, cartas que serán muy importantes. Como el árbol ya ha empezado a coger forma, por lo menos deberíamos de tener los primeros ocho apellidos, es el momento de buscar la localidad de los antepasados y consultar los archivos comarcales y municipales que pueden contener información sobre los familiares, sobre sus lugares de trabajo, los estudios y mucho más.

El trabajo puede continuar utilizando portales como FamilySearch o MyHertage que nos proporciona muchos datos gracias a gente que publica sus arboles y encuentra a familiares con sus apellidos comunes. También las redes sociales y el Google nos pueden ayudar si tenemos apellido y residencia de algún familiar lejano. Acabar el árbol es imposible porque cada respuesta es motivo para otra pregunta pero es importante publicarlo porque puede ayudar a otras personas a crear su proprio árbol.